“Las molestias relacionadas con trastornos de la alimentación y aparato digestivo en general, repercuten fácilmente en tu estado de nutrición. Tu dieta es una parte fundamental en el tratamiento del cáncer. Una alimentación correcta y saludable durante el tiempo que dura el tratamiento, puede ayudarte a que te sientas mejor y más fuerte para tolerar la quimioterapia o la radioterapia. Una dieta saludable es siempre vital para que tu organismo funcione correctamente, pero durante los tratamientos oncológicos una alimentación adecuada es incluso más importante”. Les compartimos este documento de la Asociación Española Contra el Cáncer que contiene información sobre los efectos secundarios de los tratamientos, consejos prácticos frente a las alteraciones digestivas y un recetario para pacientes con recetas específicas para cada síntoma.